Your browser version is outdated. We recommend that you update your browser to the latest version.


Presentaciones Gnósticas Powerpoint  

¿Quienes Somos?  

Derechos de Autor  

Publicaciones  recientes 



Compartir en redes

Otras páginas recomendadas para el estudio de la Gnosis  

Podcast

     Escuche el podcast

Radio

     Radio en linea 24/7

Videos

     Vídeos en Youtube

Radio Gnóstica, Vídeos y Podcast al servicio de la humanidad

LA FE, LEY DE ENTROPIA, LA ESENCIA, TIPOS DE HANASMUSSEN

Publicado 25/06/2014

Yo hablo siempre espontáneamente, lo que me nace. Quiero saber: ¿Qué es exactamente lo que ustedes quieren saber? Maestros son los que nacen del corazón, más no preconcebidos en la mente. Es interesante que nazca de instante en instante, de momento en momento. Esos que sufren aquí ahora.

¿Quieren saber algo SOBRE LA FE? Pues bien, lo que aquí sucede, es que las gentes confunden la creencia con la fe, y esta equivocación es de tipo general, confunden siempre la gimnasia con la magnesia y es difícil poderle quitar a la gente esa tontería, creen que la fe es la misma creencia.

La realidad de los hechos, para mi modo de ver y de entender éstas cosas, es que ante todo, el quiera llegar a tener fe de verdad tiene que llegar a desdoblarse en dos: El hombre exterior y el hombre interior.

En tanto por ejemplo no logre uno desdoblarse psicológicamente, pues sigue como hombre exterior. ¿El hombre exterior de dónde va a sacar la fe? Hay que darle nacimiento en uno al hombre interior. El nuevo hombre debe nacer en uno. Ese hombre interior no es otra cosa sino el hombre psicológico.

El hombre interior está colocado en un nivel superior al hombre exterior. El hombre exterior en todo caso, no es el hombre interior. Es necesario nacer - dice Jesús - del agua y del espíritu. Y todos los evangelios del gran Kabir Jesús van a eso, el renacimiento del hombre interior. El quiere que surja el hombre interior en cada persona, eso es lo que desea el Gran Kabir.

Los mensajes de Jesús no van al hombre exterior que digamos, Jesús no venía pues, dispuesto a perder el tiempo miserablemente, dando enseñanzas exclusivamente para el hombre exterior. Las enseñanzas de Jesús tienen un solo objetivo, que es renacer del agua y del espíritu. Quiere que en nosotros nazca el hombre interior, que nos desdoblemos en dos.

Obviamente, el hombre exterior nace dentro de nosotros en un nivel superior, en una octava superior. El hombre inferior, el hombre común y corriente, está colocado siempre en el nivel de tipo inferior, y eso es ostensible. Así que, Jesús no se preocupa mucho porque prosiga el hombre de nivel inferior; sino porque renazca en nosotros el hombre superior. Quiere que nazcamos del agua y del espíritu. Quiere que lleguemos al nacimiento segundo; quiere el desdoblamiento del hombre.

Cuando uno se ha desdoblado en sí mismo, o se ha dividido en superior e inferior; entonces tiene una experiencia directa sobre lo real. El hombre exterior vive realmente en un mundo externo, únicamente puede saber sobre las cosas del mundo exterior: el hombre interior es distinto, vive en un mundo interior.

Así como hay una vida de tipo exterior completamente, hay también una vida de tipo interior. Es que el hombre que ha nacido del agua y del espíritu, es diferente. Cuando eso sucede, el mismo hombre exterior se somete a la voluntad del hombre interior y actúa en consonancia con las leyes del mundo interior: ya es un hombre diferente.

Es claro, para que renazca en nosotros el hombre interior, se necesita antes que todo, pues, reconocer nuestra propia nadidad y miseria. Es claro que las gentes comunes y corrientes están acostumbrados a vivir de acuerdo con las reglas de este mundo. Se sienten perfectísimas y llenas de grandes virtudes, Don fulano de tal y tal, Doña zutana, etc.; más bien se quejan de que no se le reconocen sus méritos.

Si trabajan en una fábrica, pues, creen necesario que se les pague bien, que se les aumente el salario conforme los precios aumentan; nuevas puntadas en el aire aspiran siempre al ascenso. Simples soldados en el ejército, pues quieren (legar a ser cabos, quieren ser sargentos y quieren ir progresando poco a poco y allá en su interior, sueñan con llegar a ser generalísimo, general de división.

¿Por qué? Porque se creen llenos de méritos; cree que todo se lo merecen. Si trabajan en algún sentido, si hacen algún esfuerzo, llama su pago. Si no le pagan; pues protesta, "¿sí, cómo?.. no es justo, yo he trabajado, he luchado, tengo tales y tales méritos, sin embargo a mí no me han sabido pagar, no me han sabido reconocer mis esfuerzos". Así es el hombre inferior.

Pero, para que nazca el hombre interior, tiene uno que volverse diferente; eso es lo difícil. Solo llegando a reconocer precisamente que uno no vale nada, a pesar de haber trabajado muy duro dentro de sí mismo, sobre su psicología ¡verdad!, compuesta de lo normal del hombre exterior.

Es bueno de verdad, llegar uno a comprender que los esfuerzos que uno ha hecho son nada. Tiene que llegar a entender que uno es un imbécil, en el sentido más completo de la palabra. Y esto que estoy diciendo, no son puras poses de comediantes y tampoco fingidas mansedumbres o actitudes pietistas, mojigaterías de muy mal gusto.

¡No señores! Es verdad que cuando uno examina su propia existencia, cuando revisa su propia vida, llega a descubrir que uno es un idiota, que no vale nada. En cuanto crea uno que vale algo. No puede nacer en uno el hombre interior. Mientras uno crea que vale mucho, seguirá siendo lo que ha sido siempre, el hombre de la calle común y corriente, el señor que esta detrás del mostrador de un almacén, el boticario que prepara recetas, o el vendedor de artículos de primera necesidad, pero jamás el hombre interior.

El hombre interior nace en uno como resultado de sus propias reflexiones. Si quieren que nazca el hombre interior en uno, tienen que darse el lujo de destruir realmente lo que uno es. Lo que es uno mismo; Un caso ahí de reacciones mecánicas absurdas. Un saco de percepciones de simpatías y antipatías, mecánicas de lujuria. Etc. Total, un cretino.

Si uno se da cuenta que eso es, nada más que eso, se quitan las ínfulas de vanidad y se dedica de verdad a lo que debe dedicarse, a la autodestrucción del mí mismo. Algo que suena muy feo para las gentes que se quieren mucho a sí mismas. Nadie que tenga yo o amor propio, pueden gustarle estas palabras que estoy diciendo yo aquí.

Pues así es, cuando uno trabaja de verdad, sinceramente, está erradicando de su psiquis lo que debe erradicarse, su imbecibilidad, su idiotez, cretinismo, ínfulas de grandeza, su auto-importancia. Etc. A medida que los elementos que llevan en su interior mismo, se reduzcan a cenizas, la esencia, la conciencia se va liberando. Eso es ostensible va resurgiendo en uno.

Esa conciencia liberada es fe, pero fe de verdad, no creencia. Esas creencias no sirven para nada, hablo de fe que es sapiencia.

Obviamente, que a medida que la esencia se libera, aumenta la sapiencia. Cuando la totalidad del ego es destruida, aniquilada, la esencia, el hombre interior, queda completamente auto-consciente.

Ese hombre nacido del agua y del espíritu, es fe verdadera. Es el, Hombre de Fe. No la fe de la creencia aquella del carbonero, ni la que le enseñaron a uno los dogmas de tal o cual religión, no me quiero referir a ésta.

El hombre consciente desprovisto del ego, indudablemente por experiencia directa, vivida, puede conocer los enigmas del universo. Puede experimentar en forma vivida, los misterios de la vida y de la muerte. Puede vivenciar eso que está más allá del cuerpo, de los efectos y de la mente. Eso que no es del tiempo, la Verdad. Así pues, en tanto no nos hallamos dividido en dos hombres, el exterior común y corriente, y el interior profundo, no seremos hombres de fe. seremos hombres de creencia pero no de fe

Tampoco exigirle a nuestros estudiantes un 100% de fe, eso de la adquisición de la fe, es algo graduativo. Si alguien ha liberado tan solo un 5% de esencia, pues tendrá un 5% de fe y si un 10% de esencia lo que ha logrado liberar mediante la trituración y desintegración de algunos elementos psíquicos indeseables, pues tendrá un 10% de fe. El que ha disuelto un 50% del ego, pues tendrá un 50% de fe y el que ha logrado el 100% de la destrucción del ego, en otros términos el que ha conseguido liberar el 100 % de su esencia, tiene un 100% de fe. Es un Hombre de fe íntegra.

Pero al repetir esto de fe, me temo mucho que crean que se trata de la fe del carbonero o de la creencia. Cuando digo fe, me refiero a sapiencia, a conocimiento.

El hombre interior, tiene derecho a conocer por experiencia mística directa, La Verdad. Tiene derecho a experimentar los Misterios de la Vida y de la Muerte. Tiene derecho a trabajar con los enigmas del universo; pues entonces la fe es conocimiento auténtico, no de la creencia.

Quien llega de verdad a ser hombre de fe, tiene que dar nacimiento en sí mismo al hombre interior, es decir, tiene que dividirse en dos: el hombre interior colocado naturalmente de una octava más elevada y el hombre inferior colocado en un bajo del mundo en que vivimos.

En cuanto continuemos viviendo como hombres de nivel inferior, en este mundo tridimensional de Euclides, no será posible tener fe, ni tampoco será posible conocer en alguna forma los Misterios de la Vida y de la Muerte, lo Real.

Necesitamos dividirnos en dos, desdoblarnos. Cuando uno llega a reconocer que dentro de sí mismo, en las profundidades del hombre interior hay una autoridad colocada en una octava aún más eleva, se somete a esa autoridad; entonces aumenta la fe. Pero uno puede someterse a esa autoridad colocada dentro de uno mismo, colocada en una octava ascendente, o sea que uno se ha desdoblado en dos.

El hombre interno se somete a esa autoridad, y el externo a su vez, se somete al hombre interior, y todo queda sometido en general a una autoridad íntima, que no es otra cosa sino la de su propia particularidad, la de su propio Logos, la de su propia Mónada, hablando esta vez al estilo Leibniz, la de su Padre que está en secreto.

Mientras más obedezca uno esa autoridad, tanto en los cielos como en la tierra, es decir, tanto en el espacio psicológico. Como aquí en el espacio tridimensional de Euclides, pues tanto más aumenta la fe. Ante todo tiene que darse cuenta uno que no vale nada, y someterse a la autoridad interior profunda, no hablo de una autoridad exterior, claro, sino de la voluntad íntima.

Si uno se somete a esa autoridad íntima, la obedece, la fe aumenta. Para someterse a esa autoridad, a esa voluntad interior profunda, tiene uno que reconocer su propia nadidad y miseria. Si uno cree que vale algo, no se somete. Tampoco aumenta la fe.

Para que la fe se multiplique, necesita uno someterse a una autoridad superior profunda, a la Voluntad del Ser. A la voluntad de su Monada particular. La misma voluntad que tenemos, obviamente debe someterse a esa voluntad interior profunda que se ha formado debido al desdoblamiento humano. Entonces cuando uno se somete a esa voluntad interior profunda, pues entonces marcha bien, porque esa voluntad interior profunda a su vez se somete a la voluntad interior del ser.

Cambia, se multiplica la fe y actúa aquí en el mundo real, en consonancia con las leyes interiores y la voluntad del Ser. Ya es algo diferente, ya no es simplemente un robot. Pero las gentes comunes y corrientes no son sino robots. Están programados para tal o cual profesión. para tal o cual oficio, etc.

Así pues, que tener fe es importante, pero nadie podría llegarla a tener, si no ha dado nacimiento al hombre interior, si no ha llegado a desdoblarse en dos, si no ha llegado a eliminar de su psiquis los elementos indeseables que lleva. Pues solo así surge la llamarada de la fe, que no es creencia, sino conocimiento y sapiencia. Distíngase que conocimiento y creencia son diferentes. Creo que ustedes me van entendiendo. ¿Qué más tienen para preguntar con respecto a la fe o con respecto a la creencia?

Pregunta: ¿Son elementos básicos el conocimiento de los cinco centros y la destrucción de los egos, como mecanismo para adquirir la fe y el desdoblamiento?

Respuesta: ¡Mecanismos para adquirir la fe! La fe no se adquiere con mecanismos. La fe se obtiene a base de trabajos conscientes y padecimientos voluntarios. Ningún esfuerzo mecánico puede transformarnos. Solamente pueden transformarnos los esfuerzos conscientes. La fe no se adquiere si no desintegramos el ego y el ego no se desintegra, repito, sino a base de padecimientos voluntarios y trabajos conscientes. Se aparta completamente de los mecanismos, nada tiene que ver con los mecanismos.

¿Alguna otra pregunta?, tienen la palabra.

Pregunta: Maestro, la otra vez nos mencionaba usted platicando. Que en pasados Mahamvantaras usted había creado los cuerpos solares existenciales superiores del ser. ¿Podría ser un poco más explícito en esta exposición?

Respuesta: Cualquier Dayhani Boddhisattwa, no solamente yo, ha creado los cuerpos existenciales superiores del ser en otros períodos de manifestación cósmica, no precisamente ahora. El caso particular no es único, es uno de los tantos casos que hay, dijéramos en el Megalocosmos. Si bien sabemos nosotros que existen los días y las noches cósmicas, todos los mundos tienen tiempos de actividad y tiempos de reposo.

Que yo haya creado los cuerpos existenciales superiores del ser en un mundo va desaparecido. Eso no tiene nada de raro ni extraño. Les dé forma, les dé vida, en la misma forma que ustedes pueden hacerlo aquí en el planeta Tierra solo digo pues, que mis cuerpos existenciales no fueron creados en el planeta Tierra.

Por lo tanto, como hombre interior, no soy del planeta tierra. En el planeta Tierra soy un extranjero, soy original de otro planeta. Y en cuanto a mi Gurú, él fue quien me instruyó en un mundo antiquísimo. Le venero profundamente, él en el fondo, es el autor de todas las partes auto-realizadas o independientes autónomas de mi propio ser. Por lo tanto le venero, gracias a él pude conocer la ciencia que me permitió crear los cuerpos existenciales superiores del ser.

 

SOBRE LA ENTROPIA

¿Y qué decir de la Entropía? Es algo que está a la vista. Si ponemos una olla de agua caliente junto a otra llena de agua fría, veremos como se precipita la Entropía, hay un intercambio de calor y de frío. Por último siguen con la Entropía y ambas quedan iguales.

Millones de personas por ejemplo, están metidas dentro del camino de la Entropía. Como no trabajan sobre sí mismos, cada día se vuelven más imbéciles. La mente se les va atrofiando, los centros de la máquina orgánica cada vez están más degenerados, ya no les trabajan todos los órganos del cerebro, y al fin llegará algún día en que la ley de Entropía los inmolará a todos allá abajo en el Tártarus.

¿No se han fijado como la ley de Entropía inmola a la gente? Pueden enterrar a alguien en un ataúd de oro, y a otro en un ataúd de madera, y por bonita que sea la sepultura, a la larga quedan iguales tan iguales tan huesudos el uno como el otro. La Entropía a todos nos inmola, eso es obvio.

Sí, estos humanoides que pueblan la faz de la tierra, estos bípedos tricerebrados o tricentrados, un día serán todos iguales, degenerados e incapaces apenas de distinguir el uno del otro. Y si vemos la Tierra, dicen que cada día va andando más despacio, es decir, que la rotación sobre su eje cada día se hace más lenta, debido pues, a las altas mareas y al roce de las aguas.

Por otra parte, el sol dicen que se va enfriando. Tal vez sea así, pero si digo que conforme la atmósfera terrestre se vaya enrareciendo, va perdiendo la capacidad para analizar y descomponer los rayos del sol en luz y calor. La Luna, al paso que vamos, se irá alejando si disminuye la velocidad de rotación.

Un día, la Tierra ésta será una roca más, la Entropía la habrá inmolado. Las cosas están marchando todas bajo la ley de Entropía, todo se encuentra así, mares ya convertidos en una especie de basureros, peces moribundos, ríos contaminados, la atmósfera contaminada por el smog, los frutos de la Tierra adulterados.

Eso es obvio, es el desafío, pues como todos ustedes saben, hemos acabado con los frutos verdaderos de la tierra; ahora ya no encuentra uno ni manzanas para comer y le toca tragar perones. Naranjas de California sin semillas... ¿Habráse visto cosa más estúpida? He ahí la Entropía.

Los sabihondos, satisfechos de su sabiduría, sin saber que lo que han hecho es degenerar a los vegetales, hacerles marchar por el camino de la Entropía. Las tierras se van volviendo estériles las explosiones atómicas acaban de hacer su agosto. De proseguir así, un día la Tierra quedará inmolada, entonces será otra Luna.

Afortunadamente, la sabiduría del Tercer Logos tiene todo muy bien calculado, ya sabemos nosotros que solo mediante la transformación, es posible vencer la Entropía. Pues la transformación incluye sacrificio, eso es ostensible.

Por ejemplo: si uno sacrifica el deseo sexual, esa fuerza que por medio de otra fuerza cristaliza en poderes en nosotros, cristaliza en los cuerpos superiores existenciales del ser. Si uno sacrifica la ira, aparecerá la gema preciosa de la mansedumbre. Si sacrifica uno el ansia de dinero, la codicia insoportable, nacerá en uno el altruismo. Si sacrifica la envidia, se manifestará la energía de la filantropía, el deseo de trabajar uno por el prójimo, la alegría por el bien ajeno. Es decir, no puede haber transformación, si no hay sacrificio.

El petróleo en la locomotora, que sacrifica en aras de la energía, que pone en movimiento a todo el tren, es sacrificio. Si la máquina es de carbón, como eran las antiguas, se sacrificaba el combustible en aras de la energía, en aras del movimiento del tren. Si, cuando se sacrifica una fuerza inferior en aras de una superior. Hay transformación, lo que pasa es que el resultado es tan distinto, porque veamos por ejemplo el combustible, como el carbón, es más inefectivo en el ferrocarril; al ser sacrificado, se convierte en algo tan distinto, como la energía que pone en movimiento al ferrocarril. Es completamente distinta la energía del carbón, es diferente.

Así también, un hombre sacrifica sus impulsos sexuales, el resultado de esa energía, es derivada en la formación de los cuerpos existenciales superiores del ser. ¿Ven qué distinto, qué diferente es el resultado? Así pues, si se sacrifican los yoes, y se destruyen todos,. la energía liberada da origen al hombre interior profundo, entonces se escapa uno de una de las leyes horribles de la Entropía. La Tierra actual está marchando completamente de acuerdo con la ley de la Entropía.

Si no hay ya el sacrificio; se va a igualar el día de mañana, convertida en una Luna más. Como no se ha terminado el programa, (Cada planeta tiene que dar 7 razas antes de convertirse en Luna) pues hay que hacer un gran sacrifico, se necesita la catástrofe.

Y se necesita la catástrofe para poder transformar; hay que sacrificar éstas tierras, todo hay que transformarlo, sacrificarlo.

Se necesita una transformación. Como resultado de esa transformación de energía; resurgirá una tierra nueva. De manera que la catástrofe es una necesidad indispensable para poder vencer la ley de la Entropía. Si no hubiera esa catástrofe, la ley de entropía pues, terminaría igualando a la tierra con la Luna, sería otra Luna mas antes del tiempo. Gracias a la transformación que se va a producir, ese sacrificio será una espantosa catástrofe.

Vendrá una edad de oro de la nueva humanidad. Ya la Tierra está agonizando. La Entropía, la está llevando poco a poco hacia el final, eso es lo puede saber cualquier persona. Solo mediante la transformación se puede conseguir que todavía no se convierta en Luna, que surja del caos; si la transformación se va a realizar sobre la base del sacrificio, culminará con una gran catástrofe.

Cristo mismo se sacrificó igualmente para vencer a la ley de la Entropía. Al Dios Mitra lo ponían sobre un toro con el cuchillo clavado sobre el lomo del animal; de la sangre que manaba de ese toro sagrado brotaban las plantas, todo lo que hubiese.

Eso nos dice lo mismo: Sacrificio indispensable para la transformación urgente para trascender a la Entropía. Si uno no hace nada, si no se sacrifica uno mismo, será el tragadero de la entropía.

Las gentes no quieren realmente sacrificarse; no comprenden lo que es el sacrificio, permanecen sin sacrificarse. Tarde o temprano entrará la ley de la Entropía en la Tierra y fracasará su labor. Pero si uno comienza a hacer una labor sobre la base del sacrificio, conseguirá transformaciones incesantes, y su obra crecerá y se hará fecunda.

Es claro, pueden empezar por sacrificar siquiera sus Opios sentimientos. Yo les aseguro que las gentes están dispuestas a sacrificar sus placeres y hasta sus vicios, su dinero, pero no sus sufrimientos y dolores; los quieren mucho, todo lo sacrificarían, menos sus sufrimientos, eso sí que no.

Si empieza por sacrificar sus sentimientos, puede dar un gran paso y vencer la ley de la Entropía. ¿Quién de ustedes esta resuelto a sacrificar sus propios sentimientos, sacrificarse por la humanidad? Es bueno sacrificarnos por eso.

No debemos pensar en el sufrimiento jamás. La gente basa sus experiencias. En sus sufrimientos, por lo que pasó en las amarguras, lo que va a hacer y lo que hoy es gracias a haber sufrido tanto. Nadie esta dispuesto a sacrificar sus sufrimientos. Gozan recordándolos y dicen: "Yo pasé por tales y tales cosas en la calle para ser lo que hoy soy, el doctor fulano de tal, yo vendía periódicos, dormía en los andenes". Las gentes quieren demasiado sus propios sufrimientos y se sienten auto-importantes recordándolos.

Sacrifiquen sus sufrimientos, erradiquen de sí mismo los yoes que les produjeron, y quedan sacrificados los sufrimientos; pues el yo de los sufrimientos hay que erradicarlo, hay que desintegrarlo, hay que pulverizarlo. Esa energía que resulta de ahí. es transformación, pues nace en uno un hombre diferente y vence a la ley de la Entropía .

Cuando la Luna estuvo habitada, mucho antes de que esta Tierra en que vivimos existiera, cuando estuvo viva de verdad, tuvo también humanidad y hoy en día quedan restos de esas gentes, en los mundos infiernos de los mares. Son todos iguales, no se distinguen uno del otro, iguales completamente, aunque unos hayan sido sepultados en cajitas de oro y otros en cajas de palo, los agarro la ley de la Entropía.

Nadie en la Entropía se encarga de regalar a los ricos y a los pobres de todo el mundo, es la cruda realidad de los hechos. Si uno se transforma, puede sacrificar o sacrifica algo muchas veces; pero si no se transforma, se lo traga la ley de Entropía, eso es obvio.

Vale la pena reflexionar un poco sobre estas cosas. ¿Como se divide etimológicamente la palabra Entropía. Es una palabra griega, que significa transformación. En resumen, podría decirse que la Entropía es una ley de nivelación e igualación en niveles superiores; la Entropía es una ley involutiva descendente de carácter igualativo.

La Entropía hay que vencerla con la transformación. Y la transformación sabemos que solamente se producirá mediante el sacrificio de una fuerza inferior en aras de una fuerza superior.

Pregunta: ¿Una ley superior lava a una inferior?

Respuesta: Bueno, lo podemos afirmar; pero no es lo que estamos planteando en este tema; sin embargo podemos decir: "Cuando una ley inferior es transcendida por una ley superior la ley superior lava a la ley inferior".

Se necesita que la ley inferior sea sacrificada por la ley superior y cuando se sacrifica viene la transformación y la transformación convierte a la ley inferior en superior.

Pregunta: Se necesitan dos razas más, la 6a. y la 7a y cómo se necesitan, hay una Ley superior que va a ocasionar los sacrificios para que se cumpla esta ley, ¿va a superar la Entropía, la va a lavar, la va a borrar?

Respuesta: La Entropía a la larga, produce desorden, como lo vemos nosotros en los átomos y moléculas de un cadáver. Hay desorden en una biblioteca por ejemplo, si no se limpia, si no se pone en orden, se va amontonando libro sobre libro, papel sobre papel y a la larga es un caos que nadie entiende, un desorden.

En cambio, en la transformación es diferente todo; en la transformación se produce un orden. un orden atómico. En cualquier molécula del universo encontramos orden. En los pétalos de una flor encontramos orden. En los iones y electrones de un átomo hay orden. Obviamente si existe un orden en un átomo en una molécula, entonces quiere decir que hay una fuerza ordenadora.

Yo no podría concebir un orden en una molécula de cobre o de almidón sin una fuerza ordenadora. Ahora, una fuerza ordenadora tiene que ser una fuerza inteligente. Yo no creería, no podría aceptar jamás que una fuerza ordenadora naciera del acaso, porque el acaso no es inteligente. Ahora, si el acaso es capaz de producir una fuerza ordenadora, indudablemente ese acaso deja de ser acaso, se convierte en un principio inteligente.

Si por lógica exacta podemos decir que el principio directriz ordenador que fue, que ha sido y será, es el Demiurgo Creador, solo esa fuerza ordenadora, maravillosa, que puso en existencia el universo, puede causar transformaciones extraordinarias. Si uno no utiliza esa fuerza ordenadora, entonces entra la ley de Entropía; poco a poco va produciendo el desorden de las moléculas, el desorden de los átomos, el desorden de la mente, el desorden de los principios psicológicos, y así terminamos todos igualados, convertidos en algo que no tiene la menor importancia. Esa es la cruda realidad de los hechos.

Hay gentes que dicen que la esencia viene del infinito, pero conocemos que viene de la galaxia, de la galaxia del espacio, pasa por el Sol que nos ilumina, y luego pasa hasta los planetas y de los planetas viene a la Tierra. Bueno, hasta se puede hablar en el lenguaje de la música.

Siempre he pensado en varios infinitos. El Infinito de Einstein para mi es un infinito. El infinito tiende a un límite. El Infinito de Einstein parece que forma 300,000 años, entre esos 300,000 años que se ven por el telescopio, tiene que haber 10,000 galaxias, eso habrá de promedio. Cada 10,000 galaxias pueden tener un promedio de 100,000 soles. Todo ese infinito de Einstein, resonaría con la nota si musical, pero no se puede decir que el Infinito de Einstein, es el único infinito.

Más allá del infinito hay un espacio vacío, v más allá del espacio vacío. Hay otro infinito, y más allá de ese infinito existe otro espacio vacío y más allá del espacio vacío hay otro infinito y eso no tiene límite jamás en matemáticas. Podríamos decir que infinito mas infinito es igual a infinito. Ahora, si los invito a sumar varios infinitos, se viene a demostrar la existencia de varios infinitos, pero aquí ya no se usan ni siquiera los números, en matemáticas se utilizan, se usan signos diferentes.

El símbolo por ejemplo del infinito, se usa para las operaciones. En todo caso quiero decirles lo siguiente: este Infinito de Einstein resuena con la nota LA. El sol que nos ilumina con la nota SOL. Los planetas que giran alrededor del sistema solar con la nota RE. El DO para el Absoluto, el SI para, el infinito.

LA para la galaxia, SOL corresponde al sol que nos alumbra. FA a los planetas que giran alrededor del Sol. MI a la superficie de la Tierra. RE a las entrañas o mundos infiernos. Luego vuelve el DO del Absoluto de las entrañas de los metales para abajo.

De abajo para arriba iríamos comenzando con el Do del Absoluto, Re de las entrañas de nuestro mundo, mi con las variaciones orgánicas, Fa con los planetas que giran alrededor del Sol, el Sol que nos ilumina, La, la galaxia, Si al infinito, para luego volver a llegar a la nota Do.

Do, re, mi, fa, sol, la, si, si, la, sol, fa, mi, re, do. Todo este respectivo orden se, procesa con las octavas de la Ley Sagrada del Heptaparaparshinok. De manera que este Infinito de Einstein, se mueve bajo la orquestación de las esferas, es algo que camina que tiene vida.

La esencia proviene de la galaxia en que vivimos con la nota la. Con la nota sol atraviesa el Sol que nos ilumina. Con la nota fa atraviesa los planetas del sistema solar.

Lamentablemente la esencia quedo enfrascada debido a cierta equivocación de algunos individuos sagrados, entre toda esa multiplicidad de elementos indeseables que constituyen el mí mismo el ego. Hay que romper pues, ese grueso montón de elementos indeseables si es que queremos que la esencia regrese de donde vino.

Necesitamos ante todo que el centro magnético colocado en la humana personalidad sea transferido completamente a la esencia, para poder llegar a transformar el centro magnético desde la personalidad al Absoluto, se necesita de verdad meterse a trabajar en sí mismo. Si no se hace ¿como se hará posible? Esa es mi respuesta en cuanto a la esencia.

 

SOBRE LOS 4 TIPOS DE HANASMUSSEN

Pregunta: Quiero que me deje mas o menos especificado los cuatro tipos de Hanasmussen, es muy interesante saberlo.

Respuesta: Hay cuatro tipos de Hanasmussen:

Hay hanasmussen de primer grado que solamente tienen cuerpo planetario nada mas; no han creado los cuerpos existenciales superiores del ser, no tienen sino el cuerpo planetario, nada más. A, la hora de la muerte son mortales.

Claro que tal clase de sujeto, en vida acumula un algo fatal, peligroso en su parte. Esto es, las mismas actividades del ego en su psiquis. A la. hora de la muerte, lo único que revive ahí es un montón de diablos que no tienen ningún valor, es basura.

La segunda clase de hanasmussen son aquellos que se mueren teniendo fabricado el cuerpo astral para su uso particular. Lo crean, pero no prosiguió el trabajo esotérico, les falto continuidad de propósitos por falta de un centro de gravedad permanente.

No disolvió los elementos indeseables de su psiquis. Se dedicó a la hechicería v a la magia negra. Esa clase de criaturas si no se resuelven a desintegrar los elementos indeseables de su psiquis, en nuevas existencias les tocará forzosamente ir incorporándose en organismos animales para poder eliminar las características de hanasmussen.

Hay una tercera clase de hanasmussen, que son los que fabricaron los cuerpos existenciales superiores del ser, mas no disolvieron el ego.

No les queda más remedio que eliminar lo que tienen de hanasmussen disolviendo el ego, o definitivamente irán involucionando entre las entrañas de la tierra. Prácticamente son casos perdidos. Abortos de la naturaleza cósmica.

Hay una cuarta clase de hanasmussen, la de los Boddhisattwas caídos. de los Dioses que se dejaron caer. Es claro que si no se resuelven disolver lo que tienen de hanasmussen, así también les tocará involucionar entre las entrañas de la tierra, como lo esta haciendo Moloch y muchos otros. Así, vemos las 4 clases de hanasmussen.



Donaciones

Aquí puedes apoyar a esta labor de difusión de la Gnosis con tu donativo.                          

Samael Aun Weor

Como un rayo en medio de la tempestad, entre el tronar de los siglos...   

Trasmisiones en vivo

Acompáñenos en Facebook LIVE, todos los Martes a las 9pm hora de Houston Tx USA.